| Agost, lunes veintiuno de agosto de dos mil once
Portada | Adida | Mi agost.com | Webmail | Webcam | El Clima | Muro ( Redes Sociales ) (N) |
raya
cas val eng | a A | |
Para referirte a Agost en redes sociales utiliza alguno de estos Hashtag: #pobleagost , #03agost, #agostcom


Varios
Fecha artículo : 01 Nov 2001| Lecturas : 0| Votaciones: 192 | Promedio: 2.5 Regular|

AGOST, NUESTRO PUEBLO:


Agost es un pueblo bastante pequeño, tiene alrededor de unos cuatro mil habitantes (según el último censo realizado), y pertenece a la comarca del Campo de Alicante, más conocida como L´Alacantí, formándola junto con Campello, Muchamiel, San Juan y San Vicente (que son las aglomeraciones de la ciudad de Alicante), y Aguas de Busot, Busot, Jijona y Torremanzanas, que forman los valles interiores. 

Agost está situado en un valle poco profundo, pero que posee una tierra fértil para la agricultura, (Actividad muy expandida en el término), en especial de la uva de mesa. Agost siempre ha sido un pueblo, trabajador y artesano, con una industria tradicional, como la alfarería y la cerámica. Hoy en día aún se mantiene como el principal centro productor de estos artículos en nuestra provincia, con una veintena de cerámicas y otras tantas de alfarería.

A lo largo de la década de los noventa, otras industrias han ido creándose en Agost, generando nuevos puestos de trabajos como son la construcción, el transporte, el caucho..etc. sectores todos importantes para la economía agostense. Mientras tanto la agricultura en la actualidad, ha pasado a un segundo plano. Se ha convertido en una actividad económica de apoyo, pues la mayoría de los agricultores, están empleados en la industria.

Agost, es uno de los pueblos más antiguos de la comarca, como lo demuestran, algunos hallazgos arqueológicos encontrados en el término y expoliados por asociaciones y entidades culturales sin que podamos haber disfrutados de ellos. El municipio de Agost, ha sido tierra de paso y estancia de muchas civilizaciones que se dirigieron a Illice (Elche) y Lucentum (Alicante). Por los primeros restos encontrados en nuestras tierras se cree que fueron los Íberos los primeros pobladores de sus tierras, y fe de este hecho dan las dos esfinges ibéricas encontradas en su término que se encuentran en el Museo Arqueológico de Madrid, que según Méndez Pelayo, guardan semejanza con las obras del arte griego arcaico. Pero probablemente, otras civilizaciones mediterráneas (fenicios y griegos, entre otras) llegarían a nuestras tierras, y en el caso de los fenicios incluso se asentarían, con el afán de conseguir el ansiado esparto, vital en la época, y cuya fama era "universal". 

También se cree que en el lugar donde se asienta la villa existió un poblado en época Prerromana en la zona del denominado "parque del Hospital", idea que carece de argumentos. Pero sin duda alguna la Civilización árabe fue quizás la que más huella dejó en la zona, con hornos cerámicos, una amplia red de acequias... etc, incluso nos dejó nuestro actual nombre que proviene de Aguast, que lo llamaron así por sus innumerables fuentes naturales.

Pero el tema que vamos a tratar a continuación es el de la iglesia de San Pedro Apóstol, que pertenece a la diócesis de Orihuela. La Iglesia de San Pedro Apóstol, esta situada en el centro del pueblo, en el denominado casco antiguo. La Iglesia esta rodeada en su totalidad por casas pero ninguna de ellas llega a estar adosada. Los pies de la Iglesia están situados mirando al suroeste, mientras que la cabeza de la Iglesia se encuentra orientada al nordeste.

La parroquia de nuestro peculiar pueblo no se construyó en un principio como la observamos en la actualidad, sino que el templo originario parece ser que constaba de la nave principal y la torre campanario con una altura de 36 metros. En posteriores ampliaciones se debieron construir las dependencias sacerdotales, la capilla de comunión, las restantes capillas de las que dispone la iglesia, que son unas 8. Esta ampliación parece ser que se realizó entre el 1660 y 1670. 

En el 1881, el edificio sufrió una importante restauración, sufragada por todos los vecinos del pueblo, de la cual desconocemos lo que se realizó. La última restauración ha tenido lugar en el 1998, a cargo del cura párroco en D. Manuel Rives Iñigo, en la que se cambió todo el suelo y se pintó toda la iglesia, exceptuando la Capilla de Comunión.

El material utilizado para su construcción fue esencialmente la piedra, que según las fuentes procedían de la denominada Partida del Negret, perteneciente al término de Agost, muy cercana a la urbe y que se caracteriza por sus canteras de arcilla. 

En cuanto a la fecha de inicio de las obras, hemos encontrados varias versiones. La primera fuente nos indica que la iglesia empezó a construirse en el 1610 y que se concluyó en el 1649 (siglo XVII). Mientras que la otra versión que corresponde al libro " Atlante Español ", señala que la iglesia comenzó a construirse a principios del siglo XVI y la finalización de la obra e inauguración de la iglesia se centran en el año 1584, fecha que data la partida de nacimiento más antigua que se conserva según el libro " Guía de la iglesia de España ".

El edificio corresponde al estilo Barroco, que es un estilo muy representativo en la Provincia de Alicante, debido a la importancia que alcanzó en la época. La planta de la iglesia es sumamente sencilla y responde a un plan longitudinal. El espacio resulta direccional, ya que siempre se nos conduce hacia el fondo. La iglesia consta de una gran nave rectangular, con una bóveda o cúpula (hay que destacar en el principio de la bóveda, unos altos relieves dedicados a los cuatro evangelistas y realizados en escayola, siendo los únicos de estas características que hay en la Región Valenciana), un pequeño crucero y un ala lateral, llamada Capilla de la Comunión la cual conserva un magnífico retablo que data del año 1671. 

Además consta también la iglesia de ocho capillas repartidas en los laterales de la nave rectangular, dedicadas entre otros al Corazón de Jesús, Santa Rita, San Antonio de Padua, Nuestro Padre Jesús, San Roque y Santa Cecilia. En referencia al autor, prácticamente no aparece en ninguna fuente, pero sé cree que fue un continuador de la línea de Agustín Bernardino y que estaba bajo la órbita de este magnífico arquitecto, autor de obras tan significativas como la colegial de San Nicolás o el conjunto crucero-presbiterio de la iglesia de Santa Justa y Rufina de Orihuela.

La iglesia posee dos puertas, una que recae en la Plaza de la Constitución y es la puerta principal dedicada a la Virgen del Carmen, La portada principal de la parroquial de Agost se halla situada en el muro de cierre de los pies de la iglesia, en el eje de la nave. Presenta dos cuerpos separados por un entablamento corrido, formado también por las dovelas del ingreso.

El cuerpo inferior se organiza alrededor de su ingreso, el cual está formado por un arco adintelado y flanqueado por un par de pilastras sobre un pequeño basamento. Dichas pilastras, con su basa etrusca y fuste liso, tienen el capitel compuesto. La única decoración que presenta el entablamento se dispone sobre la clave del arco y está constituida por las armas de San Pedro. La cornisa es de escaso vuelo.

El segundo cuerpo se dispone sobre un basamento corrido y está organizado en torno a una hornacina de medio punto que cobija en su interior una imagen de la Virgen del Carmen con el niño en brazos. Flanquean la hornacina sendas pilastras que sostiene un pequeño entablamento corrido y sin decoración; el basamento está unido al entablamento por sendas aletas o volutas mixtilíneas. Remata la portada un pináculo central flanqueado por bolas.
El hecho de que la documentación parroquial no indique apenas datos sobre su construcción y de que el lugar dependiese, en el siglo XVII, de Alicante, nos ha impedido la determinación de su autor por ahora.

Y otra puerta lateral, que recae en la calle de Jacinto Benavente, dedicada al patrón de nuestro pueblo, que es San Pedro, y se sitúa en el muro Epístola de la iglesia a la altura del tramo del crucero presenta dos cuerpos separados por un entablamento corrido.

El cuerpo bajo se organiza alrededor del ingreso de medio punto, cuya rosca va recorrida por diversas molduras presentando en la clave el emblema de San Pedro. Las enjutas vienen a ser ocupadas por dos pequeños medallones con una inscripción: Año de 1773. Limitan el ingreso sendas pilastras con retropilastras sobre basamento, que presentan basa ática, fuste cajeado y capitel dórico. Estos órdenes sustentan un entablamento corrido y sin decoración por encima del cual se levanta un frontón curvo partido.

El segundo cuerpo se constituye en torno a una hornacina, cubierta por una bóveda de horno, figurando en aquella una escultura de San Pedro Apóstol. El santo sujeta un libro con su mano izquierda, mientras que con la derecha sostiene las llaves de nuestra pequeña villa.

El arco de la hornacina muestra en su rosca idénticas molduras que las del arco de ingreso, marcándose la línea de impostas mediante dos listeles y un baquetón, al igual que en aquel. Las enjutas son ocupadas por una flor.

Flanquean la hornacina pilastras y retropilastras idénticas a las del cuerpo inferior, salvo en el fuste que es liso.

Sobre el muro una decoración muy geométrica como si se tratase de aletas. El entablamento es idéntico al del cuerpo bajo. La portada remata en un frontón curvo y por encima de él, tres pirámides con bolas. Iguales motivos se repiten en los laterales del segundo cuerpo, en el eje de las pilastras del cuerpo inferior.

La primera noticia que tenemos de la construcción de esta portada proviene del 12 de marzo de 1772. Por ella sabemos que el autor de la misma fue Victoriano Sevilla, director de la obra que comenzó en la fecha arriba indicada cobrando por su trabajo 8 reales diarios. Victoriano Sevilla permaneció al frente de la obra hasta noviembre de ese año en que se realizó el último pago al maestro. A partir de este momento, y por causas desconocidas se ausentó de la obra sustituyéndole en la misma Tomás Vicedo, de Alicante, quién levantó parte de la portada y el muro en que se asienta ésta. Permaneció al frente de esta obra hasta el 10 de marzo de 1773, en el que regresó Victoriano Sevilla. Este siguió trabajando en la obra hasta el 8 de agosto de 1774, aunque suponemos que la portada como tal, se terminaría en el año 1773, ya que en las enjutas de la misma aparece esta fecha inscrita.

Pero a pesar de la riqueza de la iglesia en si y de sus magníficas portadas, el mayor valuarte que posee nuestra iglesia es la capilla de comunión. La Capilla de Comunión de la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol-- que fue remodelada y alargada durante el siglo XVIII-- fue construida a raíz de la decisión tomada por el ayuntamiento de dotar, en 1731, a la parroquia de este tipo de recinto. En consecuencia fue nombrada una comisión que se trasladó a Alicante y, ante el notario José Segura, fue arrendada la obra a José Terol, el menor, el día 23 de abril de aquel año, quien--como señala el Dr. Navarro Mallebrera-- dio inmediatamente comienzo a su construcción, concluyéndola en 1733. Este mismo autor supone que, con posterioridad a esta última fecha, se iniciaría la decoración pictórica de su interior, afirmando desconocer a su autor y que la falta de estudios sobre artistas que, en esos años trabajan en Alicante impiden llevar a cabo una comparación.

El recinto tiene planta en forma de T, por lo demás poco común en este tipo de edificaciones, coronado por una cúpula de media naranja y bóveda de cañón sobre el altar. Todos los muros y espacios del mismo se encuentran cubiertos de una abigarrada decoración pictórica --quizá lo más interesante de la obra--, junto con representaciones figurativas que aluden a la función eucarística de la capilla.

El autor.

Del estudio del escaso archivo parroquial (ya que gran parte del archivo se quemó en la Guerra Civil Española) del pueblo de Agost, pocas noticias se extraen sobre el arte de la pintura y pintores. Sabemos que el 26 de abril de 1676, el pintor Joseph Plà cobró la cantidad de diez libras por parte del dorado del retablo de la Capilla Mayor de la Madre de Dios del Rosario. En agosto de 1677, el pintor y dorador Andrés Simó cobró treinta libras por los cuadros de San Pedro, San Pablo y El Salvador, que formaban parte del retablo del altar mayor. Su hijo, Thomás Simó --pintor y dorador documentado en esa época en la ciudad de Alicante-- recibió a su vez en 1704 cuarenta libras por su trabajo en el trono del Santísimo Sacramento.

Por las fechas en que se supone el comienzo de la decoración pictórica de la Capilla, durante 1734 y 1735 un pintor, Antonio Pérez, cobró el 23 de diciembre y el 26 de abril de aquellos años, respectivamente la cantidad de cuarenta libras y ocho sueldos por pintar la sacristía y el archivo, de todos estos pintores mencionados, se cree que el autor fue este último, debido a la cantidad que recibe y los días empleados en la labor, nos hace suponer que el trabajo realizado no pudo reducirse simplemente a blanquear los citados recintos. También se cree que fue él el autor porque coincide su trabajo en la sacristía y el Archivo (1734 y 1735) con la inmediata conclusión arquitectónica de la capilla (1733). Y también porque resulta muy poco frecuente que en un lugar de las características de Agost en el siglo XVIII, no se aprovechara la presencia de un pintor para concluir los trabajos proyectados en el arte de la pintura en la parroquia y se llamara a otro.

La regular calidad de la obra no contradice la asignación de la misma a Antonio Pérez, artista completamente desconocido -- de quien se ignora alguna otra obra o encargo--, que demostraría su mediana categoría.
De todos modos, si el autor de la obra que estudiamos no es Antonio Pérez o ninguno de los otros artistas mencionados, lo que sí es evidente es que debió de moverse en algún círculo local, conectado con Orihuela y Alicante.

Descripción e iconografía.

En lo que respecta al programa iconográfico desarrollado en todo el recinto, si bien se centra en el Triunfo de la Eucaristía, se muestran ciertos detalles poco usuales en este tipo de dependencias, lo que la convierte en una obra de interés a la hora de llevar a cabo su lectura.

En la cúpula encontramos representada la Exaltación de la Eucaristía. En el centro de la composición se muestra la Hostia, que ha perdido bastante su dibujo y colorido por una desgraciada restauración, con la inscripción IHS, letras griegas que aluden al nombre de Jesús, que popularizó San Bernardino de Siena. Ambos motivos, la Hostia y el anagrama, hacen referencia a Cristo y simbolizan su Majestad, su Reino en los cielos y la Vida Eterna. El círculo de la Hostia es símbolo de eternidad, y puede aludir también, por su brillo y color, al sol, identificado con Dios Cristo. Alrededor de la Sagrada Forma, desde el interior al exterior de la cúpula, encontramos tres círculos angélicos, resumen de los nueve coros angélicos que danzan alrededor de Dios, iluminados con mayor intensidad cuanto más cerca están de Aquél. El primer círculo está configurado por cabezas de ángeles niños, el segundo de ángeles niños de cuerpo entero y, por último, el tercero de ángeles adolescentes y músicos, que aluden de esta manera a la música del Cielo.

En los muros este y oeste de la capilla, inmediatamente debajo de los arcos torales, encontramos a los Evangelistas, dos a cada lado, respondiendo su presencia en la misma al hecho de que, en sus evangelios, conservaron las palabras de la Consagración. Debajo de los mismos, en los muros del recinto encontramos a cuatro doctores de la Iglesia Latina, que en los primeros siglos ilustraron y defendieron el dogma católico. Se encuentran asociados de esta manera: San Juan- San Gregorio, San Marcos- San Jerónimo, San Lucas- San Agustín y San Mateo- San Pedro Damián.

En los lienzos de pared más estrechos del brazo transversal de la capilla, se representan, a un lado, Santo Domingo y, al otro, San Francisco, los apóstoles del siglo XVIII, nuevas piedras angulares de la iglesia. San Domingo se muestra en su Hábito blanquinegro, el bastón de predicador-caminante y el perro con la antorcha, también blanco y negro. San Francisco, a su vez se le presenta con su hábito y los estigmas.

Enfrente de estos dos predicadores, en el mismo lugar, encontramos otros dos.

Frente a San Francisco, se halla San Francisco de Paula, con el sayo de ermitaño, larga barba y capuchón. En el lado de Santo Domingo, San Agustín, Obispo de Hipona, de ermitaño, con el corazón de Cristo en la mano.
No es frecuente la presencia de santos fundadores de órdenes en este tipo de recintos. Todo ello hace suponer que el menor iconográfico de la capilla que estudiamos, trató de dar a entender que su ejemplo y lucha activa en la defensa de la Fe católica era un ejemplo a seguir por la iglesia.

El resto de la capilla se encuentra recorrido de los atributos eucarísticos habituales, todos ellos de escultura. El pelícano, que se hiere a sí mismo para alimentar a sus crías. El Ave Fénix, que se muestra en la hoguera y lo consume, para luego ser rejuvenecido, alusión a la Resurrección. También en las pechinas de la cúpula, alternando su situación encontramos el racimo de uva y el haz de espigas.

El estilo

En lo que respecta al estilo, la decoración de la Capilla se introduce dentro de la línea decorativa del barroco local hispánico de las últimas décadas del siglo XVII. 

El autor de la misma debió de ser un pintor mediocre, más preparado para resolver figuras aisladas --en las que tendría presentes, sin duda, grabados--. que apiñados personajes. Como en el caso de otros artistas de la zona deja sentir en su obra la impronta del estilo de Bartolomé Albert en Santo Domingo de Orihuela, no solo en la concepción y detalles decorativos, sino también en las actitudes, rasgos fisonómicos y concepción general de los ángeles.

En los que respecta a los motivos decorativos que se muestran a lo largo del recinto, Navarro Mallebrera señaló la conexión de éstos, sobre todo, con los motivos de los arcos de la cúpula de la Capilla de Comunión de San Nicolás (1724- 1738).

Por último solo nos cabe decir la gran importancia que posee nuestra pequeña y querida iglesia dentro del arte tanto arquitectónico como pictórico, y sin embargo tan desconocida para nosotros como para las instituciones. Agost, nuestro pueblo, es un pueblo rico en historia, del que apenas conocemos la gran mayoría de cosas, un diamante que solo nos queda llegar a pulir entre todos. 

Ismael Berenguer 
Estudiante de la Licenciatura Humanidades De Universidad de Alicante
Ismael@agost.com

Valora este articulo:
Usuario: Palabra Paso:

raya
Agost.com
La pagina se creo en: 0,284 segundos.
-
Creative Commons License. Español   Catalan
Se permite copia, difusión, modificación y reproducción parcial o total del contenido siempre y cuando figure el autor inicial del texto y su uso no sea Comercial. Todas las copias deben llevar esta nota. En el caso de usos comerciales, por favor, póngase en contacto con: adida (-arroba-) agost.com