| Agost, viernes veintiuno de julio de dos mil once
Portada | Adida | Mi agost.com | Webmail | Webcam | El Clima | Muro ( Redes Sociales ) (N) |
raya
cas val eng | a A | |
Para referirte a Agost en redes sociales utiliza alguno de estos Hashtag: #pobleagost , #03agost, #agostcom


Mónica y Juanfran
Fecha artículo : 01 Ago 2002| Lecturas : 0| Votaciones: 109 | Promedio: 2.9 Bueno|

LOS CAMPOS DE GOLF: VENTAJAS E INCONVENIENTES DE SU CONSTRUCCIÓN.

 El día 22 de mayo de 2002, el Diario Información nos sorprendía con una noticia inesperada para muchos como era la ampliación de zonas urbanizables y la reserva de suelo para que se lleve a cabo la oferta de una constructora que proyecta 2.000 viviendas  y un campo de golf en Agost.

 Ante tal noticia y dado el gran impacto que llevará consigo el proyecto si se llega a ejecutar se plantea la siguiente cuestión: ¿Cuáles son los inconvenientes y ventajas de la creación de un campo de golf?. Esta cuestión deberían planteársela los Ayuntamientos interesados en implantar un campo de golf en su municipio atendiendo a que las previsiones son de construir unos 34 campos en Murcia, 24 en Alicante, 5 en Valencia y 3 en Castellón.

 Empezando por los inconvenientes de su construcción, que parece, atendiendo a los diversos grupos ecologistas, son muchos, hay que decir que, en primer lugar, la masificación en la creación de estos campos conllevará importantes perjuicios en cuestión medioambiental como es de suponer al ir todos ellos rodeados de complejos hoteleros y residenciales que, en muchos casos, duplicarán la población de los municipios, como es el caso de Agost,  con el consiguiente impacto medioambiental que conlleva el asentamiento de grandes núcleos de población (es necesaria una red de alcantarillado, de alumbrado, y toda una serie de infraestructura que para viviendas de lujo resultan indispensables, todo ello sin contar con el importante aumento de residuos sólidos que conllevaría un asentamiento de grandes dimensiones).

 Parece ser que la organización Greenpeace, defensora del medio ambiente, se ha adelantado expresando su rechazo a los nuevos planes de construcción de campos de golf en el levante español que serán regados, en gran parte, con agua procedente del río Ebro. Entramos así en la polémica del abastecimiento del agua. Un campo de golf demanda aproximadamente 1500 litros de agua por metro cuadrado y año. Si la extensión media de estos campos es de 50 hectáreas, las necesidades hídricas se sitúan en torno a los 750.000 metros cúbicos. Todo esto tendría fácil solución si los campos de golf cumplieran con lo referido en su Estudio de Impacto Ambiental, es decir, que fueran regados con aguas residuales, lo que ocurre es que la elevada salinidad y mala gestión que se hace de las aguas residuales en todo levante impide utilizarlas para el riego de los campos de golf, ya que la hierba utilizada en estos campos no puede sobrevivir con agua de tan mala calidad.

 Ante esto se plantea la duda de quién controla todo este consumo de agua. En principio la Unión Europea marca unas directrices que todos sus países miembros deben de respetar en materia de Medio Ambiente: hay que luchar por un Desarrollo Sostenible donde todos los recursos naturales sean gestionados de modo responsable. Además hay un elevado número de sanciones para todos aquellos países que incumplan con normas de protección de la naturaleza. La provincia de Murcia fue expedientada por incumplir la normas de depuración de aguas, así como por sus numerosos regadíos ilegales y contribuir a los graves problemas de contaminación de las aguas del sureste español.

 Con este aviso a la provincia de Murcia queda patente que el Gobierno Español, tal y como defiende Greenpeace, muestra un total desprecio por los principios comunitarios y continúa con su política de aguas basada en la destrucción de ríos y deltas y la inundación de los valles para satisfacer actividades recreativas que enriquecerán sólo a unos pocos.

 El Plan Hidrológico Nacional, salpicado de problemas por el mal reparto del agua y porque muchos ecologistas ven en él intereses ocultos como la construcción de campos de golf en el levante español al proyectar pantanos en los Pirineos para que su agua fuera a parar a las cuencas del sureste como las del Júcar y el Segura, lo que pone de manifiesto que en ningún caso hay un déficit acuífero, solamente un derroche del agua. El sureste español es una zona seca donde clamamos al cielo en época de sequía y tememos a las nubes cuando se aproxima la gota fría, pero sin embargo emprendemos la carrera hacia el derroche. Si se hiciera un reparto equitativo del agua habría para todos, pero claro: ¿cómo vamos a tener agua, por mucho que llueva, si en cada pueblo han plantado más césped que en Escocia?. Parece que tengamos un clima tropical con lluvias torrenciales.

 Por otro lado están los defensores de los campos de golf. Si bien hay que decir que una minoría ecologista ve con buenos ojos la creación de los campos de golf en zonas con un gran riesgo de desertificación. En realidad las grandes superficies de césped evitan la erosión de la tierra que en muchas ocasiones es inservible.

 En un contexto general, los campos de golf pueden proveer zonas importantes de espacios verdes dentro de áreas urbanas, pueden actuar como zonas intermedias entre las zonas naturales y los terrenos urbanizados y si se lleva a cabo una buena gestión del agua también se tiene la oportunidad de conservar y mejorar los recursos hídricos si tenemos en cuenta que el césped es un filtro altamente efectivo, capaz de mejorar la calidad del agua. Además  los campos de golf proveen condiciones de hábitat para la flora y la fauna. Es un hecho comprobado que la presencia de muchas especies está decayendo en su ubicación natural como consecuencia de la pérdida o degradación de su hábitat natural, la presión que ejerce la caza y los efectos de los pesticidas agrícolas. En este aspecto los campos de golf pueden servir como importantes santuarios contra la presencia humana, contribuyendo así la conservación de la biodiversidad.

 Otra ventaja atribuida a los campos de golf es que contienen, muchos de ellos, fragmentos de campo tradicional y formas de terreno naturales como dunas, árboles maduros, meandros de ríos, formas rocosas, etc. Estas características añaden características distintivas y carácter al emplazamiento y su conservación forma parte importante de la preservación de nuestra herencia cultural.

El mayor inconveniente con el que luchan los defensores de los campos de golf es el del abastecimiento de agua. De las diversas acusaciones realizadas por los grupos ecologistas se defendió D. Luis Navarro, presidente de Alicante Golf, señalando que en una provincia deficitaria de agua como es Alicante, estas instalaciones han desarrollado modernas y costosas redes de riego que distribuyen de forma eficiente un agua que, de otro modo, iría a parar al mar. La filosofía de los empresarios responsables de campos de golf es aprovechar al máximo los caudales de riego para el mantenimiento de los campos. Señalan que tras el movimiento de tierras, las redes de riego son las infraestructuras más costosas de los campos de golf (más de cien millones de pesetas para uno de 18 hoyos, entre tuberías, bombas de impulsión y lagunas artificiales). Además los lagos que adornan los recorridos sirven de pequeños embalses que distribuyen el agua por toda la superficie del campo, para facilitar su posterior riego, éste se realiza por aspersión y durante la noche para minimizar la evaporación

“Realizamos un uso eficiente del riego, aprovechando al máximo el agua disponible y sin desperdiciar ni una sola gota”, apuntó Luis Navarro. “Incluso algunos campos disponen de estación meteorológica propia que calcula las condiciones de evapotranspiración y la cantidad de humedad exacta que necesita la hierba para absorber el agua sin esfuerzo”. Señala además que todas las instalaciones de golf de la Costa Blanca utilizan aguas depuradas, freáticas o sobrantes de riego para irrigar los terrenos. La ley impide utilizar agua potable destinada al abastecimiento humano para regar este tipo de instalaciones.

El caso más habitual es que se riegue con agua residual reciclada, procedente de estaciones municipales. Este líquido precisa ser tratado de nuevo (tratamiento terciario) antes de derivarse para el riego de los campos. Algunas de las instalaciones de golf de la Costa Blanca disponen de sus propias plantas de tratamiento terciario, otras obtienen este caudal de las mismas plantas municipales. En el caso de campos de golf construidos sobre fincas de uso agrícola, se continúa utilizando el agua que permiten los derechos de riego. Por último, algunas instalaciones se irrigan con agua de pozos que, en ocasiones, también precisan de un tratamiento de desalinización. “Utilizar agua para regar campos de golf no es, en absoluto, un lujo”, señaló Navarro, “ya que son instalaciones deportivas, turísticas y agrícolas, puesto que desarrollamos un cultivo, aparte de que generan puestos de trabajo y beneficios para la provincia”.

Además, son indudables los beneficios económicos que reporta un campo de golf. En algunos países, como es el caso de España, a pesar de que el golf no es un deporte tradicional, sí que está atrayendo cada día más interés. El desarrollo del golf en estos países vincula progresivamente a la amplitud de medidas para lograr formas de turismo sostenible. Esto quiere decir que un campo de golf debe seguir una política que se base en los siguientes puntos: un menor consumo  de agua, de sustancias químicas y de combustible, control de fertilizantes y regímenes de corte, una introducción de estrategias de gestión integrada de las plagas para recortar el uso de pesticidas y otros controles, introducción de políticas de abono energético, reducción de residuos, reutilizacion y reciclaje, etc. Quizás demasiados controles, pero que harán que los grupos ecologistas vean con mejores ojos la creación de campos de golf que favorecen el turismo, pilar de nuestra economía.

Con esta pequeña reseña de ventajas e inconvenientes he querido mostrar que se pueden defender las dos posturas y que no son totalmente opuestas, todo dependerá de la gestión medioambiental que desarrollen los campos de golf. Así pues: ¿campo de golf en Agost, sí  o no?.

Real Golf Club de Bendinat (Mallorca) Club de Golf de Sotogrande (Cádiz)

 

CAMPOS DE GOLF EXISTENTES EN LA PROVINCIA DE ALICANTE:

 

Alicante:     Alenda Club de Golf -  Monforte del Cid
                 Alicante Golf  - Playa de san Juan
                 Campo de Golf El Plantio - Partida Bacarot/Alicante
                 Campo de Golf Las Ramblas de Orihuela - Orihuela
                 Campo de Golf Villamartin - Orihuela
                 Club de Golf de Javea  - Jávea
                 Club de Golf don Cayo - Altea La Vieja
                 Club de Golf Ifach - Benissa
                 Club de Golf La Sella - Denia
                 Golf & Country Club La Marquesa - Rojales
                 Golf Bonalba - Mutxamel
                 Real Club de Golf de Campoamar - Orihuela

 

MONICA RUIZ DELICADO para Agost.com.

Valora este articulo:
Usuario: Palabra Paso:

raya
Agost.com
La pagina se creo en: 0,685 segundos.
-
Creative Commons License. Español   Catalan
Se permite copia, difusión, modificación y reproducción parcial o total del contenido siempre y cuando figure el autor inicial del texto y su uso no sea Comercial. Todas las copias deben llevar esta nota. En el caso de usos comerciales, por favor, póngase en contacto con: adida (-arroba-) agost.com