| Agost, sabado veinticinco de marzo de dos mil once
Portada | Adida | Mi agost.com | Webmail | Webcam | El Clima | Muro ( Redes Sociales ) (N) |
raya
cas val eng | a A | |
Para referirte a Agost en redes sociales utiliza alguno de estos Hashtag: #pobleagost , #03agost, #agostcom


Mónica y Juanfran
Fecha artículo : 01 Oct 2001| Lecturas : 0| Votaciones: 87 | Promedio: 2.5 Regular|

¿LA N-ÉSIMA CRUZADA?

No, rotundamente no, por mucho que se esfuercen en demostrarlo los líderes talibanes y su más que declarada Jihad. Después del descanso estival vuelvo con todos vosotros para comentar la extraordinaria, difícil y compleja situación internacional pues no se trata de un enemigo convencional y localizado en un territorio sino que ahora la lucha es contra el terrorismo internacional dispersado por múltiples países y que tiene su cuartel general en Afganistán como todos sabéis.

Soy uno de los cientos de millones de personas que aquel 11 de septiembre quedó estupefacto ante lo que las cadenas de todo el mundo retransmitían en directo, imágenes conocidas por todos y que dieron la vuelta al mundo.

Pues bien, después de un mes de aquel fatídico día y de un investigación de semanas por parte de los servicios de inteligencia estadounidenses, C.I.A. y F.B.I., se dio por finalizada la misma y se procedió a capturar a los presuntos responsables, que terminaron siendo las personas que desde un principio se señalaron como tales, Osama Ben Laden y su organización terrorista Al-Qaeda.

Detrás de todo este asunto está, como espejo en el que se miran este tipo de fanatismos, la situación de Palestina en la que EE.UU. siempre ha prestado su apoyo al estado judío de Israel, digamos que es un toque de atención del mundo islámico que pide una solución digna para el pueblo palestino. Por supuesto, los métodos empleados por estas mentes retorcidas del terrorismo son totalmente repudiables y no justifican de ninguna manera la injusta situación de Palestina. EE.UU. tendrá que realizar un gran esfuerzo para lograr la paz en los territorios ocupados si no quiere ser víctima de más sangrientos atentados, pero delante tiene a un tozudo gobierno israelí cuyo primer ministro Sharon no está dispuesto a ceder ni un ápice.

Como decía, detrás de todo este infierno se esconde el grupo terrorista dirigido y financiado por el multimillonario saudí Ben Laden, viejo conocido de EE.UU. por su colaboración con la C.I.A. y más tarde por ser el presunto instigador de diversos atentados contra intereses estadounidenses en todo el mundo.

Toda esta destrucción del 11 de septiembre no sólo conlleva una pérdida ingente de vidas humanas sino que trae consecuencias negativas en la economía mundial y una respuesta bélica por parte de EE.UU. y Gran Bretaña que sacude a un país ya de por si castigado por las diferentes guerras civiles sufridas desde que el Ejército Ruso invadiera Afganistán en 1979. Sin duda nos enfrentamos a una situación tensa y delicada donde los países aliados deben unirse a EE.UU. si no quieren enfrentarse a aislamientos y bloqueos internacionales y los países árabes y musulmanes no van a tolerar ninguna intervención en otros países donde EE.UU. ha comprobado que existen bases de entrenamiento de terroristas como Bangladesh, Indonesia y Filipinas, en esta última se esconde el sangriento grupo terrorista islámico Abu-Sayaf.

Volviendo al tema de Ben Laden, ¿qué fue lo que sentó tan mal y provocó ese cambio de bando? La invasión de tropas occidentales en general y americanas en particular de territorios históricamente islámicos en la Crisis del Golfo Pérsico para resolver un conflicto que él –pensaba- podía resolver con tropas árabes. La negativa que recibió desde el palacio real de Arabia Saudí y el apoyo que éste prestó a Estados Unidos fueron la gota que colmó el vaso y pasó a hacer su particular guerra con EE.UU., su grupo Al-Qaeda se ha nutrido todos estos años de integristas y fanáticos reclutados de países árabes y musulmanes que perciben al mundo occidental como el gran demonio de la humanidad causante de todos los desequilibrios entre las regiones del mundo.

El terrorismo es una lacra de la sociedad democrática como bien sabemos en España, parece anecdótico que los mayores asesinatos de la historia se hayan cometido en nombre de dios, dioses que siempre han promulgado la tolerancia entre las diferentes culturas, recordemos que los cristianos tuvieron a la Santa Inquisición como excusa para asesinar a todo aquel que no mostraba sus propias creencias y las Cruzadas para someter al cristianismo a todo creyente musulmán, en fin, todos, todos los fanatismos son violentos como ha demostrado el curso de la historia.

Volviendo al tema afgano, podemos decir que Afganistán es el prototipo de nación que nunca lo ha sido ya que sus diferentes gobiernos no han sabido o no han podido unificar a todo el pueblo, digamos que es un territorio formado fundamentalmente por tribus y que sólo ha permanecido unido cuando un invasor externo ha traspasado sus fronteras, así ocurrió con Gran Bretaña en el siglo XIX y así ocurrió con la extinta Unión Soviética a finales del XX, no ha conocido período de paz pues si no existía un invasor externo, eran las guerras civiles las que se encargaban de acabar con sus gentes. El armamento que posee Afganistán es el que el Ejército Ruso abandonó en su huída, dejó tanto como para armar estas guerras civiles sufridas durante la década de los ochenta y noventa, y que ahora también se está utilizando para la que se avecina, en contra, este armamento está obsoleto y oxidado, podemos destacar los misiles Scud ya conocidos en la Guerra del Golfo, los Stinger de alta precisión adquiridos recientemente, carros de combate soviéticos y algunas decenas de cazas de 1965 que ya han quedado anticuados. En cambio poseen el que es el mejor fusil de asalto, el AK-47 Kalashnikov, ligero y de precisión.

Los talibanes son un producto estadounidense creado por la C.I.A. para la lucha contra los rusos pero que el tiempo y los acontecimientos mundiales han convertido en el primer enemigo de EE.UU., su líder espiritual es el Mulah Omar, estrecho colaborador de Ben Laden. Como decía uno de los portavoces de Al-Qaeda, EE.UU. no conocerá la paz en su territorio mientras no la haya en los islámicos, haciendo referencia también al bloqueo internacional al que está sometido Irak y que ha causado la muerte de miles de civiles, en su mayor parte niños -¿acaso esto no es terrorismo?-, todo ello ante los ojos del mundo occidental sin que nadie mueva un dedo para evitarlo. Me atrevo a decir que sus peticiones son totalmente comprensibles, hasta llego a apoyarlas, pero por supuesto se equivocan en los métodos empleados, enfrentarse a la violencia con más violencia es un error.

Pues bien, después de más de un mes de bombardeos indiscriminados (por mucho que insista EE.UU. de que sólo se abre fuego sobre objetivos militares), la cifra de muertes de civiles según el régimen talibán ronda los novecientos y los refugiados agolpados en la frontera con Pakistán, que oficialmente tiene cerradas sus fronteras con Afganistán, se acerca a cifras que pueden ser consideradas de desastre humanitario más aun si no se consigue hacer llegar la ayuda a las zonas interiores del país afgano. Como en todas las guerras las víctimas son, además de la verdad, los civiles inocentes, tan inocentes como los miles de civiles que se encontraban en las Torres Gemelas y el Pentágono el día de los atentados.

No soy ningún estratega ni analista militar pero les puedo asegurar que ninguna guerra se gana desde el aire o desde el mar, hace falta una intervención por tierra que parece ser que a día de hoy (19/10/2001) ya ha empezado con la entrada de tropas especiales que a buen seguro tendrán objetivos muy concretos y localizados y allanarán el camino a más fuerzas terrestres encargadas de la toma de Kabul y el derrocamiento del régimen talibán.

El secretario de estado norteamericano Colin Powel no descartó la inclusión de talibanes moderados en un futuro gobierno democrático afgano en el que deben estar representadas todas las culturas del país, recordemos que la Alianza del Norte no es una alternativa de gobierno en Afganistán pues durante su gobierno se cometieron también atrocidades y violaciones de los derechos humanos y de la mujer.

Ahora en Occidente tenemos una nueva amenaza, la guerra biológica, son numerosas las cartas llegadas a personajes de la vida pública norteamericana, periodistas y políticos, con Ántrax o Carbunco como lo conocemos aquí en España, una enfermedad que contraen los rumiantes y que puede afectar gravemente al ser humano. Todos los países se han puesto en guardia ante esta nueva amenaza terrorista que ha llegado incluso a Kenia y Argentina. En España ya se han tomado medidas para estos ataques aunque aquí es improbable que los padezcamos, en unas desafortunadas declaraciones la ministra de sanidad, que ya demostró su total incompetencia en la crisis de las vacas locas, ha sugerido que ante suposiciones de haber estado en contacto con el Carbunco, acudamos al médico de cabecera para no colapsar los servicios de urgencia. Se imaginan: "Don Manuel, he recibido este sobre con polvillo blanco y... ¡¡¡CUERPO A TIEEEERRAAAAAAA!!!" –diría el médico-. Vamos que estas declaraciones me parecen una alarma total a la sociedad española o una ignorancia absoluta por parte de la ministra, personalmente me quedo con la segunda suposición.

Particularmente no soy partidario del envío de fuerzas españolas a la zona del conflicto, España debe mostrar su apoyo a EE.UU. contra el terrorismo y a la vez gozar de esa cordialidad que nos caracteriza en los países islámicos. Lo que verdaderamente me ha decepcionado es que la Unión Europea se ha dado cuenta de la necesidad de leyes más duras contra los terroristas y la creación de un espacio judicial común a raíz de los atentados perpetrados en Washington y Nueva York cuando desde hace tiempo el gobierno español pedía estas mismas medidas contra los etarras, sin duda, hoy los terroristas de E.T.A. se sienten más acorralados en el ámbito internacional. A su vez deseo un rápido desenlace de la guerra, en la que tantos y tantos civiles inocentes van a padecer si no llega la ayuda humanitaria a todas las regiones de Afganistán.

En fin, esto es lo que pienso y esto es lo que escribo, o acaso en España sólo pueden escribir personajes como Eduardo Zaplana o Ana Rosa Quintana. Seguiremos informando...

Para Agost.com, Juan Francisco Gómez M.

 juanfran@agost.com

 

Valora este articulo:
Usuario: Palabra Paso:

raya
Agost.com
La pagina se creo en: 0,074 segundos.
-
Creative Commons License. Español   Catalan
Se permite copia, difusión, modificación y reproducción parcial o total del contenido siempre y cuando figure el autor inicial del texto y su uso no sea Comercial. Todas las copias deben llevar esta nota. En el caso de usos comerciales, por favor, póngase en contacto con: adida (-arroba-) agost.com